Me gusta considerar que el marketing es comunicación adaptada a clientes. Técnicas bien afinadas y multidisciplinares para mejorar las ventas y el engagement, pero, ¿qué y cómo comunicamos? ¿Usamos correctamente los adjetivos calificativos positivos de nuestros productos? ¿Y de nosotros mismos? Conocerse y elegir estos adjetivos positivos adecuados para llegar a nuestros clientes se convierte en toda una ciencia.

Pero, ¿a qué me refiero cuando hablo de adjetivos calificativos positivos?

La lista de adjetivos que elijas te definen como candidato o producto en un mercado cada vez más exigente y competitivo, y dar los pasos correctos en tu descripción pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, la venta o el “cierre de tu chiringuito”.

Te recomiendo leer:

15 Frases de motivación personal para superarte cada día

Plantillas y Ejemplos para hacer un Curriculum Vitae de 10

8 Claves para Mejorar la Autoestima y la Marca Personal

Por tanto, ¿qué debo decir? ¿Qué adjetivos elegir para que me definan mejor? ¿Basta con adjetivos buenos o de personalidad para conseguir lo que busco?

Considero a un emprendedor a aquella persona que decide cambiar profesionalmente persiguiendo unos objetivos que considera mejorarán su vida. No tiene que ser un empresario dispuesto a lanzarse al vacío, ya que una persona que busca trabajo también es un emprendedor.

De esta forma, considero que el conocimiento es lo primero, para luego hablar de cómo usar los adjetivos positivos para encontrar empleo, cómo crear una lista de adjetivos calificativos positivos para satisfacer necesidades, y cómo adaptar adjetivos positivos al tipo de producto.

Espero que te sirva, disfrutes, y comentes.

 

1. Para qué sirven los adjetivos positivos en el marketing y la comunicación 

¿Y si estoy haciendo marketing de algo que no conozco?

Conocerse, o conocer tu producto a fondo, es el primer paso para luego seleccionar aquellos adjetivos positivos que te interesan y aplicarlos de una manera efectiva en tu comunicación y marketing.

Esta decisión marcará, más de lo que crees, el camino que seguirás en el futuro.

Y aunque las imágenes dejan una huella mnemónica indiscutible, las palabras que usamos cuando pensamos en algo y especialmente en nosotros mismos, allanan el camino de lo que posteriormente seremos.

¿Y si haces una lista de adjetivos positivos que te definan?

Puedes realizar un brainstorming anotando adjetivos buenos, adjetivos malos, adjetivos de personalidad, calificativos positivos sobre tu comportamiento, una descripción o extracto que te defina.

Lo mismo para tu producto. Luego seleccionaremos y veremos que no nos vale cualquier adjetivo.

A veces intentamos sin éxito realizar una campaña de marketing enfocada a una cualidad positiva de nuestro producto y ponemos toda la carne en el asador. Invertimos tiempo y esfuerzo sin saber si el cliente al que nos dirigimos le da el valor que merece a esa característica que hemos elegido como identidad.

Una definición enfocada al cliente que buscamos es una pieza clave en el Inbound Marketing. Haz click y mira este fantástico artículo.

 como usar adjetivos positivos

2. Por qué es tan importante la adaptación del mensaje en el marketing del futuro 

Pongamos un ejemplo. Imagina que estamos buscando empleo. A veces no tenemos claro cómo definirnos hacia un puesto concreto debido a la innumerables especializaciones que hay hoy en día en el mercado laboral. Pero la empresa a la que nos dirigimos si que lo tiene claro. Sabe qué candidato busca, sus conocimientos técnicos y sus aptitudes y comportamiento.

Si presentamos una descripción igual para todos los puestos estamos descartando una posibilidad maravillosa para adaptar nuestros puntos fuertes a las necesidades de esa empresa. Descríbete, sin mentir, quién eres, y qué tipo de “problemas” solucionas.

Lo mismo ocurre con un producto, queremos llegar a nuestros clientes de una manera más eficiente que la competencia, y por ende, la elección de las palabras en la venta son el último eslabón de todos los esfuerzos de un equipo de trabajo.

Fíjate, a continuación, los pasos por los que circula la información en un canal de comunicación como puede ser el marketing o la difusión de tu marca personal:

Vamos, que si el receptor último de tu mensaje, sea empresa o cliente, retiene y pone en práctica lo que has querido transmitir (en este caso podría ser comprar tu producto), eres todo un genio.  

Recientemente estuve en una charla sobre la trayectoria del marketing digital actual que impartió la agencia Maldon en Málaga, y visualizamos el siguiente vídeo:

 

We are the future es un vídeo que me resultó muy interesante ya que pone de manifiesto la enorme importancia de la adaptación en el marketing digital. Estos chicos future consumer hablan fracamente sobre cómo debemos ser en el futuro como empresa, ya que ponen de manifiesto y exigen la forma en que debemos tratar a los clientes del futuro.

Estos “críos” algún día serán nuestros clientes. Por ello, adaptar el marketing, el mensaje, y no solo el producto, es algo que las empresas de este país (España) olvidan a menudo. Estudiar el comportamiento de estos chavales y qué les preocupa o necesitan, es el “Santo Grial”. 

Últimamente se oye hablar en la redes del marketing emocional o experiencial. Y me sorprende enormemente que exista un marketing que no llegue a las emociones de sus clientes.

¿Qué pasa si no adaptamos nuestro lenguaje con adjetivos positivos enfocados a estos clientes? ¿Mejorarían nuestros resultados?

Con la crisis, por ejemplo, las empresas comenzaron a valorar nuevas características definitorias de sus candidatos. Esto es algo que veremos más abajo.

Cada empresa elige los adjetivos calificativos positivos que describen sus productos. Por ejemplo, si somos una empresa con artículos deportivos hablaríamos de nuestro producto usando palabras como:  rápido, fiable, seguro, preciso, técnico, único, moderno, …

De la misma forma, si fuéramos una empresa dedicada a la informática utilizaríamos adjetivos como: eficacia, rendimiento, usabilidad, rapidez, o seguridad.

 

¿Has realizado un estudio del lenguaje emocional en tu propuesta de marketing?

Pero, ¿y si lo que queremos “vender” es a nosotros mismos?

 

3. Cómo usar los adjetivos positivos para encontrar empleo

Me gusta comparar una persona con una empresa, ya que ambos comportamientos son muy parecidos: necesidades de crecimiento, inversión en tiempo y esfuerzo, búsqueda de oportunidades, toma de decisiones, etcétera.

Así que si este apartado te interesa, voilá! Considérate como una empresa desde ahora mismo.

Cada porción de tiempo que dedicas a buscar un nuevo empleo es como un departamento de esa empresa, me explico. Yo por ejemplo, considero que buscar trabajo es el área comercial, cuidar mi imagen y relaciones pueden ser el departamento de marketing. La formación y la distribución del tiempo es el departamento de recursos humanos, y la parte más racional de nosotros mismos, aquella que toma decisiones sobre qué hacer hoy y cómo distribuir las tareas, es la dirección de la empresa.

Como ahora de lo que vamos a hablar es de adjetivos positivos, imagínate parte del área de trabajo de una empresa dedicada al marketing. ¿Cómo venderías un producto para conectar con tus clientes? En este caso debes saber que tú eres el producto, y la empresa quien te va a comprar, quien creerá en ti y en tus cualidades.

¿Has enfocado tus puntos fuertes hacia la necesidad de una empresa en concreto? Recuerda a quién te diriges. No te definas con adjetivos bonitos, ni pensando en tu familia, tu pasado, o lo que te gustaría llegar a ser, hazlo pensando en quién eres en este preciso momento, teniendo en cuenta lo que quieres llegar a ser, y a quién te diriges. Conocer tus objetivos y tus recursos son la piedra angular de tus éxitos.

Lo que piensas determinará tu conducta, por tanto, ¿qué piensas de ti? Analizar tus cualidades positivas es el primer paso. Pero, ¿qué necesita la empresa o cliente objetivo?

Una vez analizado esto, tendremos nuestras fortalezas por un lado y las necesidades. La diferencia entre una y otra es la probabilidad de éxito.

 

3.1 Definición de adjetivos calificativos positivos para satisfacer necesidades

Depositar toda tu confianza en un curriculum vitae o una trayectoria profesional inmaculada es un error, somos sociales y la mayor parte del tiempo satisfacemos necesidades sociales.

Cada día en España hay multitud de relaciones entre empresas, se precisa una comunicación efectiva y clara, empatía y escucha activa…. debemos representar aquello que somos. Daniel Goleman en su megaconocida obra inteligencia emocional, describe cómo una persona con un cv impecable puede fracasar estrepitosamente en su carrera profesional por el hecho de no disponer de habilidades comunicativas, empatía, capacidad de liderazgo, automotivacion, control de las emociones, capacidad de decisión en situaciones de presión excepcionales, y un largo etcétera.

En determinados países, como pueden ser en los anglosajones, valoran más las capacidades que tienes de sacar a delante un trabajo y reaccionar rápido ante situaciones imprevistas, y por eso mismo te pagan. En España, a veces, cometemos el error de sobreestimar la educación en universidades y masters ignorando que estamos en un mercado internacional en constante cambio y se requieren perfiles de candidatos diferentes.

¿Contratarías a una persona con titulaciones prestigiosas o a una persona con estudios medios comprometida con la empresa y motivada por seguir aprendiendo?

La empresas confían demasiado en las entidades educativas y en la formación, y no tanto en las actitudes de los aspirantes. Por suerte, esta mentalidad está cambiando poco a poco.

A continuación te explicaré cuáles son las características personales que buscan por lo general las empresas en sus futuros candidatos. Son características que bien puedes usar como adjetivos positivos descriptivos de quién eres, y si hay alguna que no posees, ¡bingo! Ya tienes un objetivo que desarrollar en tu personalidad, aprender, o mejorar. Puedes verlo como un patrón a seguir, un camino, o una fórmula de crecimiento personal.

Estas 10 características han sido extraídas de un estudio realizado por la consultoría Factor Humano del Grupo Constant.

Estos adjetivos, o mejor dicho, cualidades potenciales para conseguir un empleo, deben ser percibidas por el especialista en recursos humanos que te haga la entrevista, ya sea en tu comportamiento, forma de vestir, el uso de ciertas palabras y descripciones, la forma de hablar o prosodia, o bien en tu comportamiento no verbal.

He decidido dividirlas en dos categorías: las que dependen preferiblemente de tu aptitud (considerando estas como aquellas que forman parte de tu personalidad o forma más estable del comportamiento), y aquellas que dependen de tus conocimientos, gustos y motivaciones.

Debes saber que todas ellas se pueden modificar, aprender o mejorar. Con entrenamiento, y preferiblemente de la mano de un profesional, puedes encontrar tus puntos fuertes.

 

3.2 Los 10 adjetivos positivos que debes tener en cuenta a la hora de realizar una descripción

 

Cualidades más cercanas a tus aptitudes

Responsabilidad. Si estás encargado de realizar unas tares u objetivos dentro de la empresa, debes asumir sin excusas, que tanto la consecución de los mismo como el abandono o el resultado fallido son propios de tu responsabilidad. Recuerda que alguien ha depositado en ti la confianza de una tarea, ser consecuente con los resultados es ser responsable, y repito, tanto si has tenido buen resultado como si no.

 

Actitud positiva. La ilusión por tus proyectos o tareas son una fuente inagotable de rendimiento y productividad. Esa capacidad de automotivación en el trabajo es algo muy solicitado en las empresas, no solo porque se convierte en la gasolina de tus metas, si no porque además eres capaz de “contagiar” a los demás compañeros. Si quieres ser un líder, céntrate en esta cualidad. Las empresas buscan líderes que sean capaces de motivar a los demás, ya que un equipo motivado es un equipo eficiente.

 

Adaptabilidad. De esta cualidad te he hablado más arriba y ya sabes la importancia que tiene para el desarrollo de una empresa. El estudio del mercado y las nuevas tecnologías cambian constantemente. ¿Estás al día en nuevas tecnologías, internet, redes sociales o marketing digital?

 

Sinceridad. Si mientes estás perdido, aunque sea una pequeña mentira habrás perdido la confianza y podrás perder una oportunidad de trabajo que quizás no vuelvas a tener.

 

Empatía. Hemos oído mucho hablar de la empatía, pero ¿sabes qué es? Seguimos creyendo que en una empresa te dedicarás a aquello que estudiaste y punto, y nada más lejos de la realidad. Los trabajos en equipo, así como la coordinación de tareas para alcanzar los objetivos propuestos, es cada vez más habitual. La capacidad de empatizar con nuestros compañeros no solo produce armonía en el trabajo, si no que además crea un ambiente propicio para la creatividad y la productividad.

 

Cualidades o adjetivos positivos de tu actitud hacia la empresa

Compromiso. Siéntete parte de la empresa. Debes ser la marca e identificarte con ella. Allá donde vayas di a todo el mundo quién eres y dónde trabajas, sentirán que estás unido a tu trabajo, que lo amas y esperas mucho de él. Una empresa puede valorar el compromiso que tienes hacia ella preguntándote por ejemplo cuál es la razón que te ha llevado a presentar tu candidatura en esa empresa y no en otra, qué sabes o información tienes del producto, sus empleados, o marca.

 

Proactividad. La proactividad surge en los momentos críticos de una empresa. Tomar la iniciativa y centrarse en la solución y nunca en el problema, es una forma de redirigir la atención a buscar soluciones ante problemas imprevistos. La experiencia es importante, pero también lo es la creatividad.

 

Implicación. El trabajo en equipo debe perseguir objetivos comunes, no hay hueco para la competitividad entre sus miembros. Esto enlentecería el trabajo. Hay que propiciar que si gana uno ganan todos. La importancia del concepto de identidad grupal y cómo trabajarlo daría para un artículo entero.

 

Interés. El interés se demuestra con una actidud motivadora hacía la empresa bien mediante la persistencia, el conocimiento de personas que trabajen dentro de la misma, recopilando información sobre sus productos o trayectoria, o formándote en cursos específicos para ser un candidato ideal. Por ejemplo, si rechazaron tu currículum porque no sabías inglés, estúdialo y vuelve a presentar tu candidatura en esa empresa.

 

Especialización en nuevas tecnologías. Tanto si eres dependiente, comercial, camarero, escritor, o cualquiera que sea tu profesión, siempre, y digo siempre, debes saber algo de nuevas tecnologías o internet. Las empresas buscan un acercamiento digital cada vez más desesperado, ya que su presencia es cada día mas importante.

 

3.3 Lista de adjetivos calificativos positivos que piden las empresas 

Para responderte a esta pregunta he recurrido a mi amigo José Jimenez de Orientación para el Empleo.com que, muy amablemente ha seleccionado aquellos adjetivos positivos que mejor se adaptan a según qué tipo de empresa.

Para ello ha seleccionado solo algunas categorías, muy generales, pero que te acercarán a entender y elegir tus adjetivos calificativos positivos, aquellos que te describan mejor y de una manera más eficiente. Se trata, en definitiva, de personalizar, y de nuevo, adaptar tu descripción a lo que esperan estas empresas de sus empleados.

Formación

Orientado, Control emocional, Motivador, Constructivo, Sincero.

Salud

Sereno, Tacto, Atento, Claro, Honesto, Práctico, Previsor, Seguro.

Informática y Telecomunicaciones

Especializado en…, Productivo, Sistemático, Entregado, Colaborador, Experto, Ágil de mente, Rápido, Entusiasta.

Comunicación y Publicidad

Auténtico, Imaginativo, Independiente, Activo, Criterio (buen), Recursos (rico en), Minucioso.

Marketing Online

Creativo, Polivalente, Alerta, Abierto, Decidido, Eficaz, Tenaz.

Turismo y ocio

Animoso, Persuasivo, Detallista, Actual, Afable, Perceptivo.

Atención al público o cliente

Amable, Asertivo, Cordial, Extravertido, Paciente, Puntual, Visión comercial, Desenvuelto.

Administración de empresas

Adaptable, Analítico, Coordinador, Ejecutivo, Exigente, Gerencial (capacidad), Carácter (con).

Comercial

Confianza en sí, Constante, Convincente, Negociador, Optimista, Organizado, Vendedor, Relacionado (bien).

Ingenieros

Eficiente, Emprendedor, Metódico, Práctico, Resolutivo, Amplio de mente, Inventivo.

Recursos Humanos

Comunicador, Conciliador, Dialogante, Ético, Flexible, Líder, Cooperativo.

ejemplos de adjetivos positivos

En esta infografía se resume muchos ejemplos de adjetivos positivos que puedes utilizar en función del tipo de negocio.

4. Cómo elegir los adjetivos positivos de un producto para vender más 

¿Y si somos una empresa?

¿Conoces el concepto buyer persona?

“Dibuja” una persona prototípica y máximo exponente del consumidor al que te diriges y listo. Es una creación ficticia de tu cliente top de forma que reúna todas las características ideales de aquella persona que no podrá resistirse a comprar tu producto.

¿Te resulta más fácil ahora encontrar adjetivos positivos para tu cliente?

 

 

Tipo de clientes según el producto 

Producto flash

No te andes por las ramas. Las palabras: fácil, rápido, eficaz, sencillo, fiable, solución, garantía, … son las elegidas para estos clientes.

Ser precisos, escuetos, y sinceros es lo más importante para vender estos productos.

 

Producto barato

Todos hemos sido algunas vez este tipo de clientes que buscan algo barato, de calidad, y fiable. Es más, todos somos así, lo que ocurre es que últimamente aquello que cumple estos tres requisitos ha sido relacionado con productos de mala calidad.

Descripciones como: descuentos, ofertas, llévate dos y paga uno, … en fin. Lo que todos sabemos.

Estos compradores se fijan en el precio sobre todo. Ponte en su lugar, realiza un brainstorming, y selecciona.

Recuerda que quieren lo máximo por menos dinero.

 

Producto ético

El producto está estrechamente asociado a una ideología, ética o forma de ver la vida. “La empresa debe tener valores parecidos a los míos, así me sentiré mejor cuando lo compre”, sean estos solidarios, ecológicos, concienciados con la ayuda a la infancia, maltrato animal, violencia de género, …

“¿Puedo aportar algo de mis ideales si compro este producto? ¿Me sentiré bien si además de beneficiarme de un producto estoy aportando ayuda a una tercera persona? ¿Estoy colaborando a salvar el planeta?”

Estas son algunas preguntas que, casi de forma inconsciente, se realizan este tipo de clientes. Pónselo fácil.

 

Producto emocional

Hay clientes que buscan un producto de calidad, pero también una atención de calidad. No se conforman solo con lo que han decidido comprar, sino que esperan un trato cercano, que comprenda sus necesidades, y se sientan escuchado.

Los adjetivos positivos de tu marca o producto deberían aportar un valora añadido, tu producto va asociado a la calidez y la cercanía.

¿Crees que tu cliente es un billete andante? No, no lo es!!!

Antes de llegar a las conclusiones me gustaría recomendarte este post de María del Carmen titulado “9 consejos para lograr una comunicación asertiva“.

 

Conclusión

En la aplicación de adjetivos calificativos positivos encontramos un mundo de estudio asociado al autoconocimiento y generación de emociones en nuestros clientes. No sólo se limita a la selección de palabras definitorias, si no a una meticulosa aproximación y adaptación del lenguaje que conecte de la manera que queremos que lo haga, y en un momento preciso, para obtener los mejores resultados de nuestro trabajo.

¿Conoces lo que vendes? ¿Elegiste bien tus adjetivos positivos?

Si te ha gustado esta guía, puedes compartirla con un amigo/a.