Hace algunos días asistí a una charla donde informaban de los aspectos negativos que suponía pasar tantas horas delante del ordenador conectados a la red. Os habéis hecho alguna vez la pregunta de cuantas horas estáis al día conectados a Internet, ya sea desde un ordenador, tablet  o dispositivo móvil, y  de la misma forma calcular las horas semanales, mensuales, hasta llegar a las horas que estas conectados al año.

Porque aprovechar lo que pueden aportar las nuevas tecnologías e internet no tiene nada de malo, en absoluto, al contrario, es un aspecto muy positivo, ¿pero cuando no lo es? ¿Cuándo te encuentras atrapado en la red? Es difícil marcar una línea donde se pueda decidir que a partir de un punto determinado una persona pasa a ser de un seguidor o aficionado a tener un problema de dependencia.

Es aquí donde se vislumbra la raíz del problema, en la dependencia, cuanto más dependiente nos hacemos de Internet y más horas pasamos en él, ¿cuantas cosas estamos dejando de hacer? o formulando la pregunta de otra forma, os acordáis de que hacías antes de existiera Internet, que si jugabais a un juego de mesa como el trivial o el risk en casa, que llamabais por teléfono analógico a un amigo o familiar, o quedabais a tomar café para encontrarse con amigos. Porque la evolución tecnológica no tiene nado de malo, pero si lo tiene el mal uso que podemos tener en su uso.

Con este breve artículo lo que pretendo es hacer una reflexión y pediros que hagáis un buen uso de las nuevas tecnologías y que permitáis que no os afecten negativamente al sentido del humor y que tampoco os ocasionen ningún problema.

Si conoces a alguien que consideras que está enganchado o pasa mucho tiempo con las nuevas tecnologías, tiéndele la mano y ayúdale a que aprenda a hacer un buen uso y racionado de Internet.

¿Estás atrapado en la Red?