Hoy toca hablar de infoproductos y de cómo comercializarlos de manera legal y segura, respetando los derechos de los usuarios y también, protegiendo tus propios intereses.

Cada vez son más los profesionales que deciden crear un infoproducto para tratar de ganar dinero por Internet, pero cuando deciden dar el paso, lo lógico sería, además de crear un infoproducto fantástico,  hacerlo de manera 100% legal, que nos ofrezca todas las garantías legales para vender en Internet infoproductos.

¿Qué es un infoproducto?

Se trata de vender en Internet un producto de información y muchas veces basado en la experiencia del vendedor. Por ejemplo, puedes crear un ebook sobre lo que sabes hacer, un vídeo, o un curso completo. Creas ese producto una vez y luego lo vendes en tu propio blog.

Una vez ya dispones del infoproducto, el siguiente paso es la comercialización del mismo, pero aquí es donde quizás existen más dudas, ya que no podemos saltarnos la ley a la hora de vender en Internet un infoproducto.

No caigas en el error de pensar con disponer de una cuenta paypal ya están disposición de poder vender en Internet tu infoproducto, porque no es así.

¿Cómo vender infoproductos?

No voy a entrar en el detalle de cómo vender tus infoproductos en Internet, pero sí te voy a dar 2 ejemplos de profesionales que utilizan muy buenas estrategias para vender sus infoproductos.

Cuando pienso en infoproducto siempre se me viene a la cabeza el nombre de mi amigo Omar de la fuente. Realmente Omar consigue obtener ingresos de diversas fuentes (como el marketing de afiliación), pero han sido sus cursos lo que han catapultado su marca para posicionarle como todo un referente en el mundo del blogging.

Otro claro ejemplo es mi amigo Rubén Alonso, que ha conseguido con éxito poderse ganar la vida con su Blog a través del marketing de afiliación.

Yo siempre he pensado que debemos aprender de otros profesionales que actualmente consiguen vender infoproductos de manera exitosa en Internet, pero de manera totalmente legal.

No es casual que haya elegido hablar de infoproductos en Marketing and Web, resulta que gran parte de los seguidores de este blog ya están vendiendo infoproductos o planificando hacerlo y entre ellos, son muy pocos los que han sido asesorados convenientemente de cómo garantizar al usuario  que su infoproducto aporta todas las garantías legales exigidas para este tipo venta.

Hoy vas a comprender por qué vender infoproductos sin contemplar estos requisitos legales es encomendarte al desastre.

Por tanto, si ya vendes infoproductos:

Te propongo que, aunque me arrugues el ceño o pienses que será un tostón, te tomes un rato para conocer en qué medida estás haciendo una venta legal o, por el contrario, te estás exponiendo a riesgos que ni siquiera consideras.

Si te estás planteando venderlos:

Este artículo te va permitir conocer los requisitos legales y poder implantarlos a tiempo

para que el lanzamiento se produzca con todas las garantías y sin sobresaltos.

 

¿Quieres vender un infoproducto legalmente o ser un top manta? 

Quizás te parezca un poco exagerada la expresión “top manta” aplicada a una web, pero siendo rigurosos, esa es exactamente la diferencia entre una venta digital que cumple los requisitos legales y una que no.

Te seré sincera, cada día descubro nuevos kamikazes que se lanzan a la aventura sin ningún tipo de paracaídas legal y el resultado puede ser devastador, no exagero.

Ya sé lo que piensas…si otros lo hacen y no pasa nada ¿Por qué debo preocuparme yo?

Te daré 5 razones:

  • Porque hacer las cosas mal porque el resto lo hace no es un argumento admisible en el mundo profesional, más bien, tiene menos consistencia que el tupé de un calvo.
  • Porque en el mundo digital, donde la venta se sujeta en la confianza, renunciar a los elementos que la generan es de una insensatez preocupante.
  • Porque generar garantías en el consumidor es la mejor manera de consolidar tus ventas y tu reputación.
  • Porque dado que hay tanta gente que ya se ocupa de hacerlo mal, tú tienes una oportunidad increíble de diferenciarte haciendo las cosas bien.
  • Porque no puedes arriesgar tu marca personal y tu reputación por una denuncia de un consumidor que te ha pillado con la casa sin barrer.

Si ninguno de estos argumentos te convence, ya puedes retirarte, lo que sigue no conseguirá que cambies de idea. Pero si alguno te ha tocado el corazoncito o la lógica, entonces verás como no pierdes el tiempo.

 

 

Mitos y creencias trasnochadas sobre la venta de infoproductos

En la venta de infoproductos se une el desconocimiento con la dejadez y eso produce una serie de mitos y falsas creencias que hoy vamos a erradicar, aquí y ahora.

Primer mito: “un infoproducto no requiere ningún requisito legal para comercializarse”

Este es el mito más extendido y el mas peligroso, de tanto hablar de infoproductos y poco o nada de legalidad, en el inconsciente colectivo se ha generado la falsa creencia de que no se requiere absolutamente nada para vender un infoproducto, solo necesitas una web, un infoproducto y una pasarela de pago como paypal….y a correr.

Pero eso está muy lejos de ser verdad, de hecho, los requisitos legales son los mismos que los exigidos para vender cualquier producto dado que constituye una actividad económica sujeta a regulación.

Otro argumento muy socorrido es el del  anarquismo generalizado: “Si nadie cumple yo tampoco”.

Muchos de mis clientes partían de esa premisa hasta que comprendieron el nivel de exposición que estaban asumiendo de forma inconsciente y temeraria. No eran conscientes del riesgo ni de la imagen que estaban trasladando a sus posibles compradores.

No voy a desperdiciar más renglones en rebatir un argumento tan peregrino como el que estamos tratando, solo te diré una cosa: En internet solo hay sitio para los mejores y es mejor que no te duermas.

 

Segundo mito: “Las leyes solo protegen al consumidor y castigan a los vendedores”

Esa es otra creencia popular muy arraigada, pero voy a demostrarte empíricamente su falsedad.

Hace poco me llegó una consulta de un vendedor indignado porque un comprador, no satisfecho con su producto le exigía legalmente la restitución del dinero tras haberse descargado el infoproducto y el comprador, entendía que no tenía derecho dado que ya había sido descargado. Mi pregunta fue sencilla:

¿Se lo habías advertido antes de que adquiriese el producto?

La respuesta ya la supones, en ninguna parte se le informó al comprador que no podía exigir restitución del dinero abonado tras la descarga  del producto y la no advertencia, pone a la Ley de parte del consumidor, que tiene derecho a saberlo con antelación.

Como ves, la Ley no solo ampara al comprador, también al vendedor, siempre y cuando este haya sabido cubrirse legalmente las espaldas y de allí lo temerario de no hacerlo.

Las leyes protegen los intereses de los usuarios y consumidores, pero también los del vendedor porque ofrecen un marco donde sujetar sus transacciones en donde ambos tienen derechos y obligaciones.

Por tanto, cuando  te despreocupas de diseñar un marco legal para vender tus infoproductos, estás dejando desamparado al usuario, pero tú también lo estás y te conviertes en presa fácil de reclamaciones injustificadas por no regular convenientemente tus límites y términos comerciales.

 

Tercer mito: “cumplir con los requisitos legales no repercute  en las ventas”

Esto es completamente incierto porque está demostrado que a mayores garantías, mayores ventas.

Los negocios online  que están cosechando más éxitos y creciendo a mayor velocidad que el resto en eCommerce y mCommerce, son los que han asumido una serie de buenas prácticas y garantías legales que deberías adoptar si quieres ofrecer experiencias rápidas, fiables y seguras a los usuarios.

Según Enrique Duvos, Director de Marketing de Productos EMEA de Akamai Technologies,  para que el usuario pueda mantener el interés y lealtad, el sitio web tiene que ser rápido, fiable y seguro, de lo contrario, los clientes tendrán la impresión de un menor compromiso, experimentarán mayor desconfianza  y finalmente abandonarán su carrito de la compra.

Ya es hora de entender y asimilar el cambio de paradigmas que ha supuesto la venta online y la necesidad de certezas que demanda el consumidor para comprar. Despreciar las leyes que fomentan un comercio online seguro es para hacérselo mirar. Allí lo dejo.

 

Comenzando a vender infoproductos: el foco en el  consumidor

Vender siempre significa la presencia de un consumidor al que debes convencedor no solo de que tu producto es bueno, también que podrá comprar con total tranquilidad y plenas garantías.

Normalmente los vendedores de infoproductos solo se ocupan de lo primero y se hacen los suecos con lo segundo, pero eso solo le funciona a la infanta.

En el mundo online, no puedes pretender vender al margen de la legalidad, eso tiene un corto recorrido y una larga temporada de dolores de cabeza.

Antes de lanzarte a la caza del tiburón, debes conocer que leyes te afectan y cuales le protegen, haz visible que eres conocedor de esos derechos y que en tu casa se respetan, no tardarás en distanciarte de tu competencia.

Tu primer reto consiste en comprender por qué es importarte ser legal y también parecerlo.

En el mundo digital, donde todo es intangible, las únicas herramientas que tienes a tu disposición para generar certezas a los consumidores son tu reputación y las garantías que ofrezcas sobre las transacciones electrónicas.

El hecho de que puedas vender un infoproducto de manera sencilla, no significa que no tengas obligaciones legales y que no sea un contrato mercantil en toda regla.

Debes considerar el hecho de que si vendes un infoproducto, debes hacerlo de manera segura de modo que se minimicen los riesgos para el consumidor y para ti como vendedor y para eso, tienes que :

  • Conocer las fases legales de la contratación electrónica
  • Los derechos del consumidor
  • La solución de conflictos de consumo
  • Las diferentes amenazas y vulnerabilidades que pueden afectar a la operación.

Los niveles de legitimización legal de una web

Hay fases que definen un proceso de venta electrónica y diferentes niveles de cumplimiento:

  • Los que trabajan con máximas garantías legales.
  • Los que cumplen los mínimos exigidos.
  • Los que no cumplen ni si quiera con los mínimos.

Solo basta dar un rápido vistazo a una web para conocer en qué nivel de legalidad se encuentra, no hace falta ser un lince para detectarlo.

Hay “Básicos de legitimización”  que definen las diferencias entre ambos y que son:

1.- La identificación del vendedor

El primer paso para todo comprador de infoproductos es identificar al vendedor, algo imprescindible para detectar a los piratas.

Un blog que no identifica ni siquiera al vendedor, no tiene ninguna oportunidad de ofrecer una venta legal y como consumidores, deberíamos descartar cualquier oferta de alguien que no es transparente respecto a su identidad.

Esté básico supone incluir TODOS los datos del vendedor (incluyendo profesión, actividad, dirección y hasta nro. de colegiación si lo tiene) no solo tu nombre artístico y un email.

Por tanto, en los términos legales, deberá aparecer la siguiente información del vendedor de infoproductos:

  • Su Nombre y Apellidos completos o Denominación Social.
  • Su CIF/ NIF.
  • Su domicilio social.
  • Su actividad social.
  • Titulación.
  • Nro. de colegiación.

Me sigue pareciendo alucinante que haya profesionales que pretendan vender encapuchados, utilizando seudónimos en algunos casos y no ofreciendo ninguna información que permita identificar y localizar al vendedor. Es como comprarle a una mota de polvo y eso en el mundo digital, no es admisible ni legal.

Otros incluyen datos incompletos, no revelan su dirección o su DNI, por tanto, el usuario no sabe si le está comprando a alguien que vive en Singapur o en Tombuctú y que regulación protege su transacción.

Tampoco tiene ninguna posibilidad de realizar una reclamación legal en caso de encontrarse con problemas, algo que debería disuadir a cualquier comprador.

Piensa que todo consumidor debe contar con la posibilidad de establecer una reclamación sobre sus transacciones por diferentes canales:

  • La primera vía de reclamación de los compradores siempre es la propia web donde ha adquirido el producto y por eso, debes garantizar la asistencia y soporte al consumidor una vez realizada la compra y ante cualquier problema que pudiera surgir.
  • Organismos de consumo: Si la respuesta obtenida no es satisfactoria, se pueden interponer reclamaciones ante la administración competente en materia de consumo correspondiente, como la OCU. El art 23 de la LSSICE establece que es necesario que conste la voluntad inequívoca de las partes de someter el litigio a los árbitros y la de cumplir el laudo emitido por los mismo.
  • La última opción que se les presenta a los consumidores, es acudir a la vía judicial reclamando ante los Tribunales Ordinarios de Justicia las indemnizaciones por daños y perjuicios y por tanto, debes informar a los consumidores a que tribunales te sometes en caso de reclamación judicial.

 

2.- La identificación del tipo de producto o prestación 

El siguiente elemento delatador es la exposición nítida de las condiciones de comercialización y los derechos que se le reconocen a los compradores.

El art. 20 Ley 34/2002 (LSSI-CE) establece que en todas las propuestas de contratación deberá constar inequívocamente que se trata de una oferta de contrato y no de una mera comunicación publicitaria y eso no es posible si no cuentas con políticas de contratación desarrolladas y expuestas al comprador.

Luego hay muchos otros requisitos necesarios que verás a continuación, pero parte de estos básicos de la legitimidad y si no los tienes, estás a tiempo de remediarlo.

Dicho esto,  no puedes permitir que tu página web no pase la prueba de verificación de  legitimidad del sitio web.

 

La venta de infoproductos y la regulación legal 

Lo primero que tienes que conocer antes de lanzar tu infoproducto es el tipo de regulación que los afecta. 

 Las leyes que regulan la venta de infoproductos son:

  • Ley del Comercio Electrónico

Es la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico en España (LSSI-CE) que regula determinados aspectos jurídicos  como el Comercio electrónico, la Contratación en línea, Información y publicidad y los Servicios de intermediación.

Entre las obligaciones para los Prestadores de Servicios de la Sociedad de la Información que incluye la Ley se encuentran, entre otras:

  • Información general: nombre o denominación social, datos de inscripción en el registro, etc. (Capa básica de legitimización)
  • Deber de colaboración de los prestadores de servicios de intermediación.
  • Obligaciones de información sobre seguridad.

La LSSI es de aplicación en todos los casos en donde exista  una actividad económica o lucrativa para el prestador, por tanto, a menos que regales tus infoproductos, la LSSI te pilla de lleno.

  • Ley de Protección de datos (LOPD)

La  LOPD obliga a todas las empresas y profesionales  que recaben y gestionen  datos personales a cumplir determinados requisitos legales

La Venta de un infoproducto implica necesariamente el tratamiento de datos personales relativos a los compradores, que casi en la total de los datos, son personas físicas y no jurídicas.

La LOPD, te exige informar a todos los posibles compradores sobre:

  • De la Identidad y dirección del responsable (También la LOPD exige la identificación como primer requisito)
  • La existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal.
  • La finalidad de la recogida de la información personal en tu web.
  • El destinatario de la información.
  • Del carácter obligatorio o facultativo de las respuestas.
  • De la posibilidad del comprador de ejercitar derechos de acceso, rectificación, cancelación, y oposición frente a la información capturada.

Ese tipo de información la deberías suministrar de manera nítida en tu Política de Privacidad.

También deberás tener en cuenta que  la LOPD se establece la obligación de adoptar medidas de seguridad que garanticen la seguridad y secreto.

También a realizar la inscripción en el Registro General de Protección de Datos.

  • Ley de Ordenación del Comercio Minorista para las ventas a distancia

Las ventas a distancia son aquellas celebradas sin la presencia física simultánea del comprador y del vendedor, es decir, todas las celebradas por otros canales, como es el caso de los infoproductos.

La oferta de venta a distancia debe incluir fundamentalmente:

  • Identidad del proveedor (Como ves, esta regulación también exige que te identifiques)
  • Características especiales del producto.
  • Precio y gastos del transporte siempre que proceda.
  • Forma de pago y modalidades de entrega o de ejecución.
  • Derechos de devolución y desistimiento.
  • Plazo de validez de la oferta.

Vamos, no quedan dudas que para vender un infoproducto debes acogerte a esta normativa.

 

  • Orden del IVA aplicado al Comercio Electrónico

Esta es la gran desconocida en la venta de infoproductos ya que se trata de una nueva legislación de la Unión Europea se aplica a las compras online y obliga a los vendedores a que el IVA que se aplica en las compras sea el del país del consumidor y   no el IVA del país donde tiene su residencia fiscal el vendedor, por tanto, todos los productos o servicios que se vendan a través de Internet en la UE se consideran prestados en la ubicación del comprador.

Afecta a las ventas de particulares (no empresas) y por tanto, es el caso de los infoproductos.

Un infoproducto es susceptible de ser adquirido por un comprador residente en cualquier parte del mundo, por tanto, deberás aplicar el IVA del país del comprador (luego te explicaré como).

Esta regulación impacta directamente en los servicios electrónicos (eBooks, infoproductos, etc.), incluyendo también las suscripciones, aunque se traten de ventas puntuales.

También deberás considerar que las facturas deben adaptarse a las particularidades fiscales del país en donde comercializa el vendedor, dependiendo del país, significará incluir una información diferente y un formato e idioma determinados.

Ahora es el momento en donde te llevas las manos a la cabeza y piensas que esto es imposible de cumplir.

 

¿Cómo puedes tu identificar el origen de tus compradores?

En este caso, tienes recursos para hacerlo:

  • La dirección física que declare el comprador.
  • La dirección IP del ordenador desde el que se realiza la compra.
  • El país emisor de la tarjeta de crédito.

Esta regulación te exige contar con al menos dos pruebas de origen.

Si trabajas con WordPress, puedes utilizar el plugin  WooCommerce que resuelve esta gestión de manera automática.

Otra peculiaridad: La información de ubicación del comprador deberá guardarse en un servidor dentro de la UE durante 10 años.

¿No vale PayPal?

Hasta ahora, todo el mundo se refugiaba en Paypal, pero Usar Paypal u otro proveedor de pagos no exime a nadie (ni particular ni empresa) a cumplir con esta disposición y recuerda: “la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley”

 

Cómo vender un infoproducto con garantías

Ya has visto los básicos de la legitimización, ahora quiero enseñarte cuales son los requisitos completos que te convertirán en todo un referente de la venta legal de infoproductos y marcar una distancia descomunal de tus competidores.

Para garantizar una compra segura debes asegurar la legitimidad de tu web.

Por tanto, si quieres trabajar con plenas garantías y máxima tranquilidad deberás:

#1: Regularizar tu actividad

Este aspecto no lo voy a desarrollar porque no es mi campo pero puesto que se llevará a cabo una actividad económica, es necesario hacerse autónomo en la gran mayoría de los casos.

#2: Adecuar legalmente la web a LOPD, LSSI  y demás regulaciones que afectan la venta de infoproductos.

Para ello, empieza por declarar los ficheros en la agencia Española de Protección de datos.

No puedes pensar en vender un infoproducto sin contar con los elementos legales que suministran la información que el usuario tiene derecho a conocer antes de realizar la compra y esta se expresa  en diferentes elementos imprescindibles como:

  • El Aviso legal.
  • La Política de Privacidad.
  • La Política de cookies.
  • Las Condiciones de contratación.

En este sentido, la LSSI-CE ( Ley 34/2002, de 11 de Julio) establece el principio de previo consentimiento informado,  que te exige que toda la información que suministres a los consumidores, debe aparecer en la pantalla de manera clara, compresible e inequívoca  y fácilmente identificable por parte del consumidor, por lo que, los iconos o enlaces bajo los cuales se presente la información, han de ser lo suficientemente expresivos del contenido.

 Dichos enlaces suelen encontrarse en la parte inferior de la web:

aviso legal

Esto es esencial para poder vender un infoproducto, te recomiendo también que consultes mi Guía Definitiva para un E-commerce Legal para ampliar esta información.

Por tanto, antes de iniciar la contratación, debe informar al usuario, pudiendo hacerlo a través de su  web, de forma «clara, comprensible e inequívoca» sobre:

  • Su identidad y datos de contacto: nombre o Razón social del responsable del infoproducto., Tu NIF o CIF, Tu dirección, Tu actividad, Cualquier otro dato para establecer comunicación directa y efectiva (Formulario de contacto, teléfono)
  • Los precios:Debes facilitar información clara y exacta sobre el precio del producto o servicio, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y, en su caso, sobre los gastos de envío.
  • Los trámites para celebrar el contrato: Los distintos pasos que debe de realizar el usuario para completar la compra del infoproducto.
  • La lengua o lenguas en las que se formaliza el contrato.
  • Las condiciones de contratación:Al vender un infoproducto, tienes la Obligación de confirmar la aceptación del contrato al cliente, por tanto, debes enviar un correo de confirmación del pedido.
  • El botón de pago:  como vendedor debes velar porque el consumidor sea consciente de la obligación de pago que conlleva adquirir tu infoproducto. Para ello se exige que el botón de aceptación incluya la expresión “pedido con obligación de pago” u otra similar, como “comprar” o “realizar compra.
  • El derecho a desistimiento comercial: si no informas correctamente sobre el plazo de desistimiento (actualmente 14 días cuando aplica) o de la excepción en el mismo, la Ley te castiga multiplicando el plazo que se amplía a 12 meses. El infoproducto es un producto digital que está sujeto a excepciones de este derecho una vez descargado, pero si no informas de esa excepción, estarás obligado a aceptar la devolución ¿te das cuenta de la importancia?
  • Devoluciones:  Tienes la obligación de devolver en su totalidad el precio del producto en caso de falta de conformidad, acciones que serán gratuitas para el consumidor y usuario, incluidos los gastos de envío si aplicara.
  • El tiempo en que devolverás el dinero: El vendedor tiene un plazo de 14 días para reintegrar al comprador el importe de la compra, pudiendo exigírsele el doble si se retrasa. No obstante, en la mayoría de los casos de los casos de venta de infoproducto se siguen exponiendo un plazo de 30 días para devolver el dinero y esto NO ES LEGAL.
  • Debes informar también sobre la garantía legal de la compra Ten en cuenta que hay algunos productos que no están totalmente sujetos a esta norma, como los infoproductos, no obstante, debes especificarlo también.
  • Aplicación de impuestos:para vender un infoproducto de forma automatizada, tienes que cobrar el IVA del país de origen de la compra y eso exige tener al menos dos pruebas del origen, conservarlas diez años como te expliqué y aplicar el IVA correcto.
  • Configurar el proceso de check-out: Para el IVA europeo es importante requerir el nombre del comprador, el país, la dirección y elegir si le quieres enseñar los iconos de pago auténtico o no.
  • Regularizar e Informar siempre de las transferencias internacionales de datos derivadas de tu plataforma, el hosting o el servicio de mail marketing
  • Crear formularios de contacto atendiendo al deber de información y consentimiento de la LOPD, incluyendo formularios de descarga, compra, de suscripción, en donde se requiera el consentimiento con tus condiciones comerciales o política de privacidad según proceda.

politica privacidad

  • Generar sistemas de validación y confirmación doble opt-in.
  • Disponer de un servicio postventa y atención de reclamaciones:

No solo es obligatorio garantizar la asistencia y soporte al consumidor una vez realizada la compra y ante cualquier problema que pudiera surgir.

Para eso, debes incluir un formulario dentro de tus términos de contratación para que el usuario pueda efectuar su reclamación donde conste:

1) El número o identificador de factura y la fecha de compra.

2) Su nombre y dirección.

3) Producto adquirido y precio.

4) Objeto de la reclamación.

5) Copias de documentos que estén relacionados con la compra (factura, condiciones generales, correos electrónicos intercambiados, etc.)

como vender por internet infografia

Te recomiendo que leas esta fantástica guía sobre los derechos de autor de las imágenes escrita por Jesús Pérez Serna.

Conclusión

El objetivo de realizar una adecuación global de tu web y de tu infoproducto es la de reforzar tu credibilidad  y con ello disipar barreras y dudas durante el proceso de compra.

Se trata de proteger al consumidor y al vendedor, evitar “cargas encubiertas” y transacciones comerciales fraudulentas o abusivas por cualquiera de las partes.

También se trata de promover el comercio electrónico a través de la adquisición de pautas comunes que generen un clima respirable de confianza.

¿Estás pensando en vender infoproductos en Internet?

¿Tienes dudas acerca de cómo vender tus infoproductos?

Si te ha gustado el post, puedes compartirlo con un amigo/a.

Créditos imagen: Shutterstock